La autoestima infantil

La palabra autoestima proviene de “auto” y “estima” que significa la valoración que tiene una persona de sí misma. Una alta autoestima influye positivamente en el modo en que una persona se relaciona consigo misma y con los demás. Cuidar de uno mismo es fundamental para desarrollar relaciones sociales efectivas y duraderas. Además de tener una mayor predisposición para conectar con personas nuevas y una mayor satisfacción personal. Los niños cuando disponen de un nivel alto de autoestima:

  • son capaces de conseguir lo que se propongan  
  • se valoran a sí mismos
  • tienen las herramientas suficientes para triunfar a nivel personal y profesional 
  • conocen el gran potencial que tienen
  • tienen la capacidad de comunicarse y relacionarse mejor con las personas
  • se hacen responsables de sus sentimientos y por tanto, de sus emociones

La autoestima se empieza a configurar en los primeros años de vida. Cuando el bebé nace comienza a buscar interacción con los padres, en este momento es cuando se comienza a construir una relación de apego recíproca, y el niño comienza a sentirse capaz y valorado. En los primeros años, especialmente en la etapa preescolar, ya son capaces de identificar su habilidad en el ámbito social y académico. 

A partir de los 6 años, la aceptación por parte de sus iguales comienza a tornarse muy importante, por eso es fundamental cuidar de las relaciones que van desarrollando junto a otros niños. Van construyendo su valoración personal en función de la opinión que se construye en torno a esas relaciones. 

Entre los 7 y 8 años la educación recibida en casa tiene un impacto relevante en la formación de la autoestima, aunque hay otros factores que influyen en ella: la relación con los iguales, la relación con los profesores y los entornos en los que participa. 

Cómo inculcar la autoestima en la escuela

El reto de la escuela consiste en enseñarles que querer a los demás es tan necesario como aprender a quererse a uno mismo. Trabajar con ellos el autoconocimiento para que sepan cuáles son sus puntos positivos y negativos para que así puedan potenciar los positivos y mejorar los negativos. Esto significa que la labor de los docentes no debe basarse únicamente en la transmisión de conocimientos, sino que tienen como misión preparar a los alumnos para afrontar el mundo en el que van a vivir. 

La actitud de los docentes es fundamental, por eso os animamos a: 

  • Escuchar atentamente las necesidades de vuestros alumnos
  • Empatizar con ellos, validando  sus emociones y sentimientos  
  • Reforzar las actividades que les agradan 
  • Darles un mayor margen para que puedan escoger libremente las actividades que quieren realizar
  • Ser un ejemplo para ellos, ayudarles a superar los obstáculos que se vayan encontrando por el camino 

En definitiva, los niños que tienen una autoestima elevada muestran un mayor entusiasmo de vivir su vida, de relacionarse con los demás y de superarse en todos los aspectos de su vida. 

Actividades para mejorar el autoestima en el aula

Estas son algunas actividades para mejorar la autoestima en el aula:

  • Caja del tesoro oculto. El docente esconde un espejo en una caja y les comenta a los alumnos que dentro hay un tesoro escondido, creando así altas expectativas. Cada uno tendrá que mirar en el interior para averiguar lo que contiene, pero sin revelar nada al resto. Finalmente, el docente les pedirá que revelen el tesoro que han descubierto y les preguntará por aquellas cualidades que ellos creen les hace únicos y especiales. 
  • Las gafas positivas. Los alumnos tendrán que simular que se ponen unas gafas imaginarias a través de las cuales sólo pueden ver los aspectos positivos de sus compañeros. Cada uno deberá coger un folio donde indique su nombre y colgarlo en su espalda, de manera que el resto pueda escribir aquellos aspectos positivos de él o ella. Al final, todos podrán compartir sus impresiones en una asamblea. Es una excelente manera de alimentar la confianza del niño a través del reconocimiento de los compañeros y del docente.
  • Escribir una carta. Cada alumno tiene que escribir tres virtudes y defectos que cree tener en una hoja de papel, que guardará en un sobre. Este irá pasando por cada uno de los compañeros para que vayan añadiendo otras tres cualidades. Cada alumno leerá todas las cosas positivas que los demás piensan de él o ella. El objetivo es dar a entender que todos somos distintos y que al igual que tenemos defectos también tenemos muchas virtudes que el resto valora. 
  • Vídeos. En Smile and Learn tenemos una gran variedad de vídeos sobre las emociones que pueden ayudar a los más peques a identificar y a trabajar sus sentimientos. Además de estos vídeos puedes encontrar otros juegos complementarios que puedes utilizar en el aula. Este tipo de contenido es muy interesante y necesario para el desarrollo emocional de los alumnos y eso, en definitiva, les ayudará a ser más conscientes de sí mismos y tener una mejor autoestima.

Si aún no has probado nuestra plataforma educativa, puedes hacerlo gratis, rellenando este formulario. 

 

Leave your comment