¿Cómo se aprende un segundo idioma?

Niños multilingües

Hablar un segundo idioma no es solo ser capaz de entender una película en versión original o manejarte en una ciudad donde se hable. El cerebro bilingüe funciona de modo distinto y es físicamente distinto. La adquisición de un segundo idioma es una actividad que cambia su estructura y su función de este modo:

  • El cerebro bilingüe o multilingüe tiene más material gris, resultando en un mejor control para la realización de tareas.
  • También tiene más capacidad de inhibición, por ejemplo, puede enfocarse en una tarea filtrando la información irrelevante.
  • Las personas bilingües resuelven mejor los problemas porque tiene ven más opciones, mientras que otros tienen una visión más restringida.
  • Las personas bilingües tienden a estar menos influidas por las emociones y suelen escoger soluciones racionales.

¿Un montón de cosas verdad? Curiosamente, antes de los años sesenta el bilingüismo era considerado un problema para el desarrollo de los niños. En aquella época los expertos crean que un segundo odioma haría de todo menos mejorar el crecimiento cognitivo. Hoy, en cambio, hay una distinción real entre las partes pasivas y activas del aprendizaje de un nuevo idioma. Las pasivas: escuchar y leer, las activas: hablar y escribir. Dependiendo de cómo hayamos aprendido el segundo idioma, un psicolingüista nos clasificaría en tres grupos:

  • Bilingüe compuesto (niños)
  • Bilingüe coordinado (adolescentes)
  • Bilingüe subordinado (adultos)

Los bilingües compuestos aprender a hablar un nuevo idioma muy jóvenes, desarrollando dos códigos en paralelo para un solo concepto: aprenden a procesar el mundo en dos idiomas o más.

Los bilingües coordinados funcionan de manera exactamente contraria, desarrollan dos conceptos, para un mismo código. ¿Ejemplo? Imagina un estudiante de instituto español que se acaba de mudar a Londres y habla inglés en clase, español en casa y tanto inglés como español con sus amigos.

Los bilingües subordinados aprenden el idioma traduciendo. Filtran el segundo idioma a través del primero, y normalmente no va más allá de eso.

Los tres tipos de personas bilingües pueden hablar el segundo idioma de modo fluído. Algunos lo harán a través del estudio de la gramática y sintaxis, otros se introducirán en el contexto emocional y social del idioma. En cualquier caso, aprender un segundo idioma es sinónimo de entender mejor el primero ¿Paradoja o regalo? ¡Tú decides!

Iphigenia Mariou

Departamento Educativo

 

no replies

Leave your comment