Atención en clase

La capacidad media de atención de las personas adultas tiene una duración aproximada de entre 10 y 15 minutos, por lo que no es de extrañar que a los peques también les cueste estar centrados en las clases de una hora de duración. Prestar atención es imprescindible para que los alumnos y alumnas alcancen un buen rendimiento académico y accedan a los conocimientos del curso. 

Los más pequeños están constantemente expuestos a estímulos que activan el cerebro, impidiendo que este pueda relajarse y centrarse en lo que está haciendo. Existen técnicas para ayudar a mantener su atención durante una clase. A continuación, nombramos algunas: 

  • Capta su atención. Comienza la clase con algo novedoso, alguna curiosidad o algo que pueda resultarles interesante. Los primeros minutos son determinantes para atrapar su atención. ¡Aprovéchalos! 
  • Recompensa su progreso. La mejor manera de motivar a los alumnos y alumnas para participar de forma activa en clase es ofreciendo recompensas por el trabajo bien hecho. 
  • Incentiva el trabajo en equipo. Con ello, los alumnos y alumnas aprenden a ayudarse mutuamente, a desarrollar la empatía, a comprender mejor a los demás y sobre todo, a resolver problemas. 
  • Emplea nuevas tecnologías. La incorporación de herramientas tecnológicas permite a los alumnos desarrollar nuevas habilidades. Además, existen numerosas plataformas como Smile and Learn que permiten aprender sobre cualquier materia a través de actividades y juegos interactivos que les motivan. 
  • Incluye el juego de manera transversal al contenido. Los peques aprenden mucho mejor a través de juegos interactivos que se van incorporando gradualmente en las aulas. 
  • Promueve el aprendizaje cooperativo en clase. Es una metodología que busca lograr la autonomía del alumnado, es decir, que sean capaces de aprender de sí mismos y de sus compañeros. 

Si aún no has probado nuestra plataforma educativa, puedes hacerlo gratis, rellenando este formulario.

Leave your comment