Aprender nuevos idiomas

Aprender un nuevo idioma implica un gran esfuerzo para cualquier persona, los niños y las niñas lo tienen mucho más fácil por la plasticidad de su cerebro. En los primeros años de vida su cerebro actúa como una esponja, absorbiendo todo cuanto escucha y alimentando su conocimiento. Si estás pensando en enseñar otros idiomas a tu hijo o hija, primero debes conocer los beneficios que esto tiene. 

Aquí están algunos:

  1. Mejor pronunciación. Los niños y niñas tienen una capacidad natural de aprender a hablar un nuevo idioma de forma fluida y con una buena pronunciación a base de oír y reproducir nuevos sonidos. Además, a una edad temprana no se manifiesta vergüenza al equivocarse y eso facilita mucho el aprendizaje.
  2. Desarrollan mayor tolerancia. En un mundo globalizado saber idiomas permite conocer e interactuar con personas de otros países y desarrollar la tolerancia hacia otras culturas. 
  3. Mejora su rendimiento escolar. El aprendizaje de nuevos idiomas implica un mayor desarrollo de habilidades cognitivas como la creatividad, la memoria, el pensamiento crítico y la flexibilidad mental. Todos estos son factores que influyen en el aprendizaje. 
  4. Mejora la capacidad de resolver problemas. Cuando los niños y niñas aprenden un idioma nuevo, se encuentran con numerosos obstáculos: una palabra desconocida, una expresión que no tiene el mismo significado en su idioma materno o una pronunciación muy complicada de entender. En esta situación, deberán buscar la manera correcta de resolver el problema. 

Si aún no has probado nuestra plataforma educativa, puedes hacerlo gratis, rellenando este formulario.

no replies

Leave your comment